fotógrafo de embarazo en Cádiz

Como fotógrafo de embarazo en Cádiz, tuve la suerte de hacer un reportaje muy especial para Laura y Alex en dos de los sitios más bonitos de la ciudad: el Castillo de Santa Catalina y la playa de la Caleta, justo al atardecer, cerca del Puente de Hierro.

Empezamos en el Castillo de Santa Catalina. Este lugar tiene una mágia increíble con sus murallas antiguas y vistas al mar que te dejan sin palabras. La luz del atardecer lo bañaba todo en tonos dorados, creando el ambiente perfecto para las fotos. Laura preparo dos vestidos con los que resaltaba su barriga de embarazo de una manera preciosa, y Alex no se separaba de ella, con una sonrisa que lo decía todo. Cada vez que levantaba la cámara, podía sentir la conexión profunda entre ellos y la emoción por la llegada de su bebé. Las antiguas piedras del castillo y la luz dorada hacían una combinación mágica que capturé en cada foto.

Después nos fuimos a la playa de la Caleta, uno de los mejores lugares para ver el atardecer en Cádiz. El cielo se pintaba de colores cálidos mientras el sol se iba escondiendo, y el mar reflejaba esa luz dorada, creando un efecto visual impresionante. Laura y Alex se relajaron y disfrutaron del momento, caminando descalzos por la arena y jugando con las olas. Fue una sesión llena de risas y gestos cariñosos, y me encantó capturar esa naturalidad y alegría. Las fotos cerca del Puente de Hierro salieron especialmente mágicas, con el sol creando reflejos brillantes en el agua.

Este reportaje de embarazo en Cádiz no fue solo una sesión de fotos; fue una experiencia inolvidable para Laura y Alex. Me siento súper afortunado de haber sido parte de este momento tan especial en sus vidas. Las imágenes no solo muestran la belleza de los paisajes gaditanos, sino también el amor profundo y la emoción por la llegada de su primer hijo. Sin duda, esta es una de esas sesiones que me recuerdan por qué amo ser fotógrafo de embarazo en Cádiz.